3.2.1.- Descripción

Para enseñar-aprender por competencias las clases magistrales realmente no sirven. Pero tanto los profesores como la mayoría de los alumnos las llevan en su ADN, es decir, están acostumbrados a ellas. Si queremos que los estudiantes sean competentes en su vida profesional y personal hay que romper con esta distribución de roles: por un lado el experto en el centro del escenario (el profesor) y por el otro el auditoria pasivo ausente.

El nuevo paradigma de la enseñanza – aprendizaje por competencias se basa en el enfoque constructivista que necesita que los alumnos abandonen su actitud de receptores pasivos, para convertirse en protagonistas activos y participativos de su propio proceso de aprendizaje.

En este sentido, tanto los docentes como los alumnos necesitan cambar de actitud para formar algo como un equipo de trabajo, en el que el profesor es el líder y los alumnos son actores activos del proceso de aprendizaje, durante el cual aprenden y desarrollan de una serie de competencias. Inicialmente, al comienzo del curso, el profesor es el máximo responsable del proceso, pero a medida que va avanzando, esta responsabilidad debe pasar más al alumno, de tal manera que al finalizar el curso, el profesor trabaja más como moderador, coach (asesor-motivador), facilitador y promotor que como experto de contenidos. Eso significa que los (todavía) profesores tienen que organizar el aprendizaje de los alumnos en la modalidad del permitir.

Roles de los docentes en la enseñanza por competencias:

  • Planificador y organizador de actividades que facilitan el aprendizaje de competencias previamente definidas.
  • Actúa menos como Profesor (especialista de un contenido) que como Moderador, Coach o Facilitador (experto de métodos, motivadores de las personas y facilitadores de aprendizajes).

En las actividades propuestas en clase los alumnos tienen que:

  • planificar, organizar y ejecutar tareas complejas.
  • trabajar en equipo, colaborar con otros y tomar decisiones consensuadas.
  • analizar, organizar y resumir una gran cantidad de información.
  • utilizar diferentes tipos de recursos.
  • comunicar y compartir su saber.
  • reflexionar sobre lo que han hecho y que han aprendido.
  • valorar y evaluar sus acciones.
  • proponer mejoras para nuevas acciones.

Enseñar competencias (transversales) necesita métodos de aprendizaje orientados hacia la acción, que están centrados en los que aprenden, que apoyan las actividades y fomentan la independencia.

Trabajar en función del desarrollo de competencias exige que el alumnado adquiera los aprendizajes significativos (saberes) por medio de la solución de problemas contextualizados y a través del desarrollo de su propio pensamiento.

Lo métodos activos y el aprendizaje independiente (parcialmente) y en grupos pequeños permite practicar la planificación de tareas, la toma de decisiones, la solución de tareas complejas, la cooperación, la comunicación y el trabajo en equipo. Así se pueden combinar al mismo tiempo el aprendizaje de las materias técnicas (competencias profesionales) con el aprendizaje de las competencias transversales, las cuales son hoy en día más importantes que las materias puramente técnicas.

La construcción y organización del aprendizaje tiene que girar alrededor de situaciones - problema de la vida real, que deben posibilitar que el alumnado articule varios conocimientos, ponga en práctica los aprendizajes y sepa utilizarlos de nuevo en diversas situaciones.

En resumen, la concepción del aprendizaje cambia de algo fijo a un proceso abierto, flexible y con resultados diversos. Se tiene que basar en metodologías activas y variadas que permitan personalizar los contenidos de aprendizaje y promuevan la interacción y participación de todos los estudiantes.

Reglas para enseñar – aprender las competencias:

  • De la enseñanza al aprendizaje.
  • Aprendizaje activa: implicación y participación de los alumnos.
  • Presentación de situaciones-problema, cercanas a la vida real.
  • Variedad de métodos y técnicas. Del profesor centrado en los contenidos a un profesional de la educación centrado más en el proceso del aprendizaje (Tutor – Coach – Facilitador y Organizador de aprendizajes).

Consejo final:

Siempre pensar en la aplicabilidad del aprendizaje, es decir, lo que se aprende en las aulas, talleres, laboratorios tiene que ser transferible a situaciones de la vida real y/o profesional.

3.2.2.- Herramientas de trabajo

A continuación he puesto descripciones de algunos métodos, técnicas o actividades que se pueden utilizar para activar una clase, mejorar la participación de los alumnos, y al mismo tiempo facilitar el aprendizaje de competencias.

Son fichas de herramientas y no las he ordenado ni he explicado su función en relación con alguna competencia particular. Cada docente tiene que ver y definir para que se pueda utilizar y para que le pueda ser útil.

Y lo más importante: Hay que utilizar y probar estas técnicas.

Historia de buenas prácticas: Como enseñar competencias en el aula con pocos recursos. .pdf.

Técnicas más complejas (+ preparación y organización; > 1 hora) Técnicas más cortas (- preparación; < 1 hora):